De niño patrocinado a miembro del comité internacional | Fundación Plan en Colombia Pasar al contenido principal

De niño patrocinado a miembro del comité internacional

16 Junio 2016

Carlos-PLAN 1 Colombia es un país con muchas desigualdades y unos extremos muy grandes entre la riqueza y la pobreza. Hoy sigue en la desafortunada lista de los países del mundo con más alto coeficiente de Gini. Sin embargo, también está llena de historias vibrantes, emotivas y exitosas, como la de Carlos Aparicio que parece un cuento de hadas, de esos que empiezan por “érase una vez” y terminan por “vivieron felices por siempre”.

Antes de ser el exitoso profesional que es hoy, Carlos recorrió un camino lleno de experiencias y encuentros que le permitieron obtener las herramientas necesarias para convertir en realidad todos sus anhelos de infancia. A pesar de las muchas barreras que encontró en su ascenso al éxito, Carlos siempre supo que debía seguir dando un paso firme hacia adelante. Más que nadie, él sabe que un apoyo oportuno y la educación son fundamentales y marcan la diferencia. “Una mano en el momento adecuado, cambia una vida”, afirmó Carlos.   

Hace 48 años el rumbo de su vida era incierto; nació en una familia humilde que vivía en Bogotá en una pequeña casa de guadua que su padre forró con papel. Con sus 5 hermanos compartían un solo cuarto y varios dormían en la misma cama, pero Carlos nunca vio esa situación como un problema sino como una “oportunidad de mejoramiento”. Aunque las condiciones económicas en su hogar eran muy difíciles y el presagio no era tan bueno, la perspectiva mejoró cuando conoció a PLAN.

Cuando tenía 5 años, PLAN llegó a su comunidad con proyectos de educación, salud y orientación familiar entre otros. “Desde ese momento puedo decir que mi vida cambió. Con PLAN mi familia tuvo acceso a un médico, pues en esa época no existía el SISBEN, ni la seguridad social como hoy. PLAN me enseñó a romper límites y que se puede ir más allá”.

En la década de los 70, al mismo tiempo en el que él hacía parte de los programas de PLAN, Nina, la mujer que se convertiría años después en su esposa, también estaba inscrita y sin saberlo en ese momento, ni cruzarse en esa época, ellos eran patrocinados por la fundación. Tiempo después, sus caminos se cruzaron y se dieron cuenta de esta enorme coincidencia y del impacto de PLAN en su vida.

Con el paso de los años, el desarrollo de su liderazgo y la posibilidad de acceder a la educación, Carlos logró una transformación de vida; culminó sus estudios de secundaria y se convirtió en el orgullo de los suyos. “Al finalizar mi bachillerato recibí muchos elogios porque me convertí en el miembro de mi familia con el nivel más alto de estudio”, contó con gran satisfacción.

Los sueños de Carlos no quedaron allí. Trabajó y estudió al mismo tiempo hasta obtener su título de Contador Público; ese diploma fue el primer logro que empezó a alimentar su impresionante hoja de vida que ahora tiene varios postgrados, maestría y cargos importantes, y a la que este año le agregó “Miembro del Comité Internacional de PLAN”.

Carlos PLAN 2 Éste es uno de los pasos más significativos y especiales para Carlos porque se convirtió en el primero y único niño patrocinado de PLAN en todo el mundo en hacer parte del comité internacional. En noviembre del año pasado, la Asamblea Mundial de PLAN lo nombró como miembro del Board International. Desde este nuevo cargo podrá seguir ayudando a la niñez y a los jóvenes, influyendo en la toma de decisiones y en el futuro de la organización, además de hacer parte de la Junta Directiva de PLAN en Colombia.

Su ascenso se hizo paso a paso, pasando por oficios varios como mesero, cajero, traductor en PLAN, asistente contable y varios cargos más en sus 18 años en la Universidad de los Andes donde logró llegar a los puestos más prestigiosos como Jefe de Apoyo Financiero o Coordinador Administrativo y Financiero, entre otros.

“Las transformaciones se pueden lograr si tan solo le damos una mano al gran potencial que tienen las niñas y los niños. Yo lo viví, espero con mi vivencia ser un reflejo de la transformación que PLAN le puede brindar a la niñez” concluyó.