Pasar al contenido principal

El poder del arte y la cultura

2 Febrero 2017

Yairton, un joven chocoano de 28 años es un ejemplo claro del poder transformador de las palabras y el arte. Desde muy pequeño empezó a participar en diversos proyectos de la Fundación PLAN orientados hacia la comunicación, como Caja mágica, una revista hecha por niños, niñas, adolescentes y jóvenes de distintas regiones del país, en donde se recogían sus voces a través de artículos, los cuales eran seleccionados en un comité nacional. Paralelo a este proyecto, Yairton participó en Niñez y juventud formando comunidades, en donde se realizaron dos estrategias comunicativas Chocó un libro mágico, como réplica de la revista Caja mágica, contextualizada a la realidad del municipio de Quibdó; y En la nota con PLAN, programa radial en el que se trataban temas de empoderamiento y participación juvenil.

Todos estos procesos de los que ha hecho parte Yairton le han permitido fortalecer su liderazgo e integrar por más de 7 años la organización Jóvenes creadores del Chocó, que busca a través de procesos culturales crear bases sólidas de entornos protectores en el departamento. 

“Yo le agradezco a PLAN porque todos los procesos en los que he estado me han permitido informarme y formar a otras personas, en el campo educativo y laboral he podido tener una visión distinta, he conocido las realidades de las comunidades, y siempre voy un poquito más allá y me integro con la parte humana. Además me ha fortalecido como un líder dentro de mi comunidad”, agregó.

Inspirado por los conocimientos adquiridos a través de su participación en PLAN y por la pasión por las palabras despertada en los diferentes proyectos, recientemente Yairton creó el colectivo Etnomacro que busca reflejar, a través del lenguaje comunicativo, la riqueza cultural de Chocó. Bajo el lema “Haciendo visible tu mundo”, la iniciativa pretende llegar a diversos contextos, potenciar liderazgos y evidenciar las realidades de los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos para que puedan reconocerse como actores que influyen en el desarrollo de sus comunidades.