Pasar al contenido principal

Un PLAN para salvar vidas

31 Julio 2017
El corregimiento de Dipurdú, en la región de Medio San Juan, en el departamento del Chocó es una comunidad muy vulnerable a las inundaciones por su ubicación en las riberas del Río San Juan y sus ocho afluentes.

Estas situaciones aumentan la vulnerabilidad de la población en general que pierde sus medios para subsistir y se ve expuesta a la falta de agua potable, entre otros; pero sobre todo aumentan las condiciones de vulnerabilidad para las mujeres, niños, niñas, jóvenes y adolescentes.

Esta situación llevó a que la Fundación PLAN en alianza con Aldeas Infantiles SOS Colombia y con el financiamiento de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) implementaran el proyecto “Desarrollo de actividades para salvar las vidas de familias en Dipurdú, Medio San Juan Chocó, frente a emergencia por inundación”, el cual tuvo una duración de 6 meses.

Este proyecto se desarrolló bajo metodologías lúdicas y vivenciales, con enfoque diferencial y de género, teniendo en cuenta las particularidades de la población de Dipurdú, basados en el Desarrollo Comunitario Centrado en la Niñez y en el marco de Restablecimiento de Derechos. Además, se trabajó con una metodología inclusiva y participativa de niños y niñas, promoviendo la creación y mantenimiento de un entorno protector seguro.

Este PLAN para salvar vidas contó con un componente de seguridad alimentaria y nutricional que incluyó la entrega de kits alimenticios y nutricionales a 426 familias, se realizó valoración de alternativas de cultivo y formación comunitaria sobre las mismas, se desarrollaron sesiones de capacitación enfocadas en la reducción de riesgos, protección, subsistencia, seguridad alimentaria y nutrición. Otro componente fue el de agua, saneamiento e higiene; se entregaron 125 filtros y 300 kits de higiene, y también se realizaron talleres de formación en manejo de excretas e higiene menstrual, lavado de manos y buenas prácticas de higiene. En el componente de albergue se entregaron 300 kits, además se trabajó el desarrollo de capacidades de resiliencia en 708 personas, y 1.017 recibieron apoyo psicosocial.

Por otra parte, se crearon puntos de escucha, mediante encuentro grupales como espacios de participación y aprendizaje por medio de la reflexión, compartir de saberes propios y trabajo en red. También se realizó un encuentro de parteras, mujeres gestantes y madres lactantes, las cuales compartieron sus experiencias en los partos.

Para clausurar este proyecto, la comunidad de Dipurdú realizó una Feria del Aprendizaje, evento en el cual pudieron mostrar los conocimientos adquiridos en creación de huertas, manejo de residuos sólidos, siembra de plantas medicinales, estrategias para reducir el desabastecimiento de alimentos por inundación, manejo de excretas, control de vectores, resiliencia, manejo de agua, lavado de manos y prácticas saludables.

Edwin, un niño de 13 años, líder de su comunidad y participante activo del proyecto cuenta el impacto de este proceso en su vida: “Desde que estoy participando me he sentido más motivado a aprender y a liderar acciones para cuidar y proteger a toda mi comunidad. También me ha ayudado a sentir más confianza en mí mismo”.