Pasar al contenido principal

POR UNA RESPUESTA JUDICIAL ADECUADA

22 Noviembre 2017
Casos como los de las niñas Yuliana Samboní o Sara Salazar, que murieron víctimas de abuso sexual, pasan día a día en nuestro país, sin embargo no todos logran los resultados de judicialización esperados.

Según Forensis 2015, se registraron 13.821 casos de presunta violencia sexual, a niñas entre 0-14 años, lo que nos presenta un panorama muy desolador pues corresponden a más de 13 mil delitos contra la vida de las niñas y es un acto brutal que nos debe invitar a una reflexión acerca de las violencias que sufren a diario las niñas, mujeres adolescentes y jóvenes en el país.

Con el objetivo de sensibilizar y formar a los servidores judiciales frente al problema del abuso sexual de niñas, niños, jóvenes y mujeres, la Comisión Nacional de Género realizará el conversatorio “Por una respuesta judicial adecuada”, contará con la participación de expertos que permitirán reflexionar a la Rama Judicial sobre su labor, y así avanzar en la eliminación de la violencia sexual en niñas, jóvenes y mujeres afectadas en Colombia, el cual se realiza hoy 23 de noviembre, con el apoyo de la Fundación PLAN y Profamilia.

Según datos de la Fiscalía General de la Nación, entre el año 2013 y junio 2017 ingresaron a esa institución 103.238 investigaciones por delitos relacionados con el abuso sexual de niños, niñas y adolescentes. Así mismo, el 97% de las 103.238 investigaciones son por delitos de actos sexuales con menor de 14 años y acceso carnal abusivo con menor de catorce años.

Así mismo, Profamilia señala que el 7,6 % de las mujeres en Colombia han sido víctimas de violencia sexual por parte de su pareja. Este tipo de agresión se presenta con mayor frecuencia en mujeres de 45 a 49 años (11,4 %), seguida de los 40 a 44 años (9,3 %) y en las de 35 a 39 años (9,1 %).

La violencia a las niñas y mujeres es consecuencia de un modelo de cultura machista que conlleva a actuar bajo el derecho de usar el cuerpo de las niñas y mujeres de todas las edades como objeto, además de desestimar su testimonio y credibilidad ante sus vulneraciones. Es urgente que el Estado colombiano y la Rama Judicial en su rol de garantes de derechos de las niñas tome acciones en este caso y emprenda una estrategia sistemática para prevenir y hacer justicia ante estas violencias que afectan gravemente la vida de las niñas y las mujeres en el país.

En este mes, en el que se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, es el momento propicio para reflexionar acerca de las cifras y comprometernos más que nunca, con la construcción de redes y prácticas que propendan por el cuidado de la vida, la libertad y la dignidad de la niñez. La protección de nuestras niñas y niños es una responsabilidad de toda la ciudadanía y de todos los sectores de la sociedad.