Pasar al contenido principal

Padrino para toda la vida

historia-de-vida-plan

Los lazos de sangre no son los únicos vínculos inquebrantables que existen, algunos son tan fuertes que van más allá de la familia, de la distancia, del idioma y de la cultura; son relaciones que se crean con una simple mirada y que resultan en una historia como la de Donald Martin, Luis Oswaldo y Holfman Andrés Rodríguez. Estos tres hombres no tenían en principio nada en común y conocerse parecía imposible. Martin es un reconocido guionista y productor de Los Ángeles, California, y sus películas como Toto o Milton’s Secret le han dado la vuelta al mundo; Luis Oswaldo y Holfman Andrés son dos hermanos caleños que hacían parte del Plan Padrino de la Fundación PLAN. Miles de kilómetros los separaban, una vida muy diferente y esperanzas distintas. Pero gracias a la intermediación de PLAN, ellos se conocieron y desde ese primer momento en 1989 hasta hoy, nada ha podido romper su amistad. 

En la mirada de Donald se percibe fácilmente el amor que siente por sus apadrinados, comparable al de un padre. Con gran emoción y el lenguaje poético de los escritores, Donald cuenta la historia que lo llevó a conocer a través de PLAN International en Canadá, a Luis Oswaldo y a Holfman Andrés.

Oswaldo tenía seis años cuando Donald vio su foto en los documentos que PLAN le proporcionó, Martin dice que llamó su atención ver en sus ojos a una persona con un gran corazón. A partir de ese momento, empezaron a intercambiar comunicaciones y Donald decidió viajar a Colombia para conocerlo. Oswaldo tenía apenas 11 años cuando su padrino lo visitó por primera vez; Donald también conoció a su hermano Holfman y decidió ayudarlo.

La relación de padre que estableció Donald Martin con sus ahijados, lo llevó a financiar los gastos de las carreras profesionales de Oswaldo y Holfman, medicina y odontología respectivamente. “Estoy muy orgulloso de Holfman y de Oswaldo porque hoy puedo ver los cambios en sus vidas, son profesionales y ayudan a muchas personas. Yo creo que si tú puedes cambiar la vida de una persona, puedes cambiar el mundo”, dijo Martin.

historia-de-vida-plan-2.

Hoy estos jóvenes son profesionales gracias a que PLAN les permitió contar con un padrino que logró cambiar sus vidas. “Así como yo cumplí mis sueños con la ayuda de PLAN y de mi padrino, así mismo podemos apoyar a otros niños para lograr sus metas”, contó Oswaldo. “Nos hicimos una promesa, yo ayudé a Oswaldo y a su hermano, ahora ellos ayudan a otras dos personas, lo que queremos es que esos cuatro ahijados ayuden a dos personas y continuar con esta red de ayuda”, mencionó Donald.

Para Donald la mayor ganancia que él puede recibir es el orgullo que siente al ver que sus ahijados aprovecharon las oportunidades. Donald volvió a Colombia una vez más, y después de asistir a los grados de sus ahijados hace algunos años, ahora vino a acompañarlos al bautizo del hijo de Holfman, demostrando así que sus lazos también transcienden años y generaciones.